movimiento transformacional aire color

EL MOVIMIENTO EN EL COACHING

mi foto Una invitación para tu profesión y para tu vida.

La invitación que realizo en esta lectura es a conectar el movimiento con el coaching. Y para ello, necesito viajar de lo metafórico a lo literal, fluyendo y capturando palabras sentidas y con sentido.

Cuando escribo me sumerjo en la experiencia, me ayuda a regresar al cuerpo, y a recordar cómo se experimenta la vida. Poseemos una memoria motriz que permite rescatar, si uno lo desea, el aprendizaje experiencial que es al mismo tiempo cognitivo, emocional y reflexivo. Me queda claro que tener una experiencia no es lo mismo que aprender de ella. ¿Qué necesito ser y hacer para que se produzca ese aprendizaje? Ser consciente del movimiento que se está generando, es un primer paso y reflexionar sobre él, sería el segundo.

Mientras realizo la inmersión, me dejo seducir por el movimiento consciente donde fluyen nuevas sensaciones que me abren paso a lo esencial, observo como progresivamente algo va emergiendo de lo profundo a lo superficial. Por lo que acceder al cuerpo a través del movimiento en los procesos de cambio, nos facilita el recorrido.

Me doy cuenta del desafío que supone entrar en el cuerpo antes que en los pensamientos, darle la vuelta al sentido del aprendizaje, generar conversaciones en movimiento y descubrir lo que aporta al proceso de acompañamiento.

Te comparto que descubrí en el aprendizaje experiencial de movimiento esencial un enfoque que nos lo permite, si normalmente aprendemos pensando, estudiando, leyendo, entendiendo, lo hacemos de la cabeza a los pies, el desafío actual es invertir ese sentido y comenzar de pies a cabeza. Nos sumergimos en una experiencia de la que salimos in- corporando un nuevo aprendiz, entrando por las sensaciones, por lo que nos implicamos física- emocionalmente. Probamos así nuevas formas de mirar el mundo, las relaciones, el cuerpo, la vida.

Desde este lugar, me gustaría mostrarte como el movimiento y el coaching se dan la mano para danzar. Empezaré respondiendo a las preguntas que me traen aquí: ¿Cuál es mi deseo más profundo al escribir o facilitar un taller sobre movimiento y coaching? ¿Que quiero que te ocurra a ti cuando acabes?

Movimiento Transformacional · Fase 1: Espacio de ReconexiónCuando facilito un espacio de aprendizaje a través del movimiento, deseo inspirarme para inspirarte a danzar, que descubras como iluminas tu propio movimiento, y te enamores de él, deseo que quieras mirarlo, explorarlo, tocarlo, sentirlo y de esa manera generar la experiencia del aprendiz que te muestra aquello que necesitas recordar y transformar. En mi recorrido profesional me doy cuenta que enamorarme del movimiento es enamorarme de la vida, si siento esa energía vital en mis adentros el arte de acompañar y sostener cobra significado, autenticidad y coherencia. También percibo que existe una diferencia entre iluminar a alguien y que ese alguien se sienta inspirado e iluminado. Esta distinción define el poder del acompañamiento en el coaching.

Los primeros pasos para conectar Movimiento y Coaching.

Obsérvate desde fuera, hay una fuerza que necesita ser liberada y que nos empuja hacia delante, démosle rienda suelta creando “zancadas de curiosidad”, fíjate que la curiosidad es sigilosa y expansiva, moviliza lo desconocido, atrevida, valiente, se da permiso para avanzar, con los ojos del asombro. ¿Qué te ocurre si te lanzas a experimentar esta zancada antes de seguir leyendo? Explora el movimiento de tu curiosidad estoy segura que será más fácil y práctico para ti esta lectura.

Para continuar es necesario traer al presente la intención, marcará el camino a seguir y dibujará el lugar al que deseamos aventurarnos. Es fácil perdernos sino existe foco, ni propósito, por ello apoyo mi mano en tu hombro para seguirte. Respira-te enraizando tu cuerpo en el presente. ¿Cuál es esa intención que me ayuda a enfocarme? ¿Hacia donde me dirige el propósito? Normalmente no respondo a las preguntas antes de explorar las posibles respuestas, el movimiento se convierte en mi vehículo para dicha exploración. Si quiero encontrar la dirección que tomará el propósito es fundamental liberarme primero de cargas innecesarias, abrir el cuerpo hacia el mundo, expandir la mirada, prestar atención al foco del momento y avanzar, desarrollar, explorar. ¿Cómo se siente esto en el cuerpo?

Te invito a esta práctica: Explora la “Danza del propósito” ¿Cómo puedes liberarte de algo que se engancha en el cuerpo?, ¿Eso que llamas cargas innecesarias? Para explicarte esto, toma conciencia de la verticalidad, respírate y genera un movimiento que te haga vibrar y te saque del eje, quizás sea una sacudida, o la acción de agitar tu cuerpo. Después de soltar, “abre” ese canal vertical del interior al exterior, observa como el tronco, el pecho se expande abriendo y cerrando los brazos permitiendo que recorra el canal de la voz hasta salir por la coronilla. La mirada se vuelve oceánica aterrizando en un punto donde encuentras el foco, es ahora cuando estamos listo para abrazarlo, convertirlo en el propósito, definirlo y dirigirnos a él. (dibujo)

Te cuento que mi propósito como coach en este momento, es regalarte una mirada posibilitadora del movimiento en el coaching.

 Permiso para entrar en el círculo de movimiento

Cuando comienzo una sesión sea individual o grupal, me conecto con la Gratitud para poder recibir a mi coachee e invitarlo a entregarse a la experiencia. El movimiento que llena de vida esta palabra “Gratitud” es espontáneo, libre, recorre el cuerpo de dentro afuera, desde el corazón hacia el mundo. Y va de la mano del “Reconocimiento” que se distingue porque toma contacto con la piel de la persona y va hacia dentro, del mundo hacia el corazón… de mi para ti y viceversa.

Reconocer y Agradecer son dos acciones que abren las puertas de nuestro espacio sagrado en el proceso conversacional. Ambas necesitan el permiso para dar y recibir.

A través de ese movimiento nos preparamos para estar disponible en el cuerpo de la entrega. El coach y el coachee se unen por dicha entrega. “Date permiso” para experimentar como se mueve en ti estas acciones: dar, recibir y estar disponible entregándote a la experiencia del movimiento.

Inhala posibilidad – exhala Gratitud, Exhala exigencia – Inhala Reconocimiento.

 ¿Cuál es la corporalidad y energía que acompaña a esta respiración?

Cuando nos encontramos habitando este círculo, es posible que surjan algunas preguntas como estas:

{"total_effects_actions":0,"total_draw_time":0,"layers_used":0,"effects_tried":0,"total_draw_actions":0,"total_editor_actions":{"border":0,"frame":0,"mask":0,"lensflare":0,"clipart":0,"text":0,"square_fit":0,"shape_mask":0,"callout":0},"effects_applied":0,"uid":"68EAE3DA-979F-4619-8C23-8548C0C43C50_1481480156942","sources":[],"photos_added":0,"total_effects_time":0,"tools_used":{"tilt_shift":0,"resize":0,"adjust":0,"curves":0,"motion":0,"perspective":0,"clone":0,"crop":0,"enhance":0,"selection":0,"free_crop":0,"flip_rotate":0,"shape_crop":0,"stretch":0},"width":2896,"source":"editor","origin":"collage","height":2896,"subsource":"done_button","total_editor_time":100,"brushes_used":0}

¿Para que el movimiento en los procesos de coaching?

  • Para bajar al cuerpo, conectar con el sentir, aprender a mirar y mirarme, a tocar la esencia de quien soy para ponerlo al servicio de mi coachee.
  • Para conectar con lo que trae el cliente a la sesión de forma profunda y auténtica.
  • Para salir de la historia que enreda a nuestro coachee y disolver el quiebre
  • Para diseñar alianzas donde poder entregar la responsabilidad al coachee, encarnando el compromiso desde la apertura haciéndonos cargo solo de lo que nos corresponde como coaches.
  • Para explorar un cuerpo distinto que dibuja nuevos hábitos y colorea cambios en sus patrones de movimientos y comportamientos
  • Para desenganchar la creencia limitante que existe en el cuerpo físico y emocional, fluyendo en el pensamiento y la acción.
  • Para in-corporar el aprendizaje a la vida.
  • Para diseñar acciones y crear nuevas recurrencias con sentido
  • Para generar confianza y determinación en la declaración que le sirve al coachee en su  camino de desarrollo.

Si continúas explorando conmigo seguro que encontrarás más respuestas al “para qué” desde tu práctica.

 ¿Cómo seguimos generando pasos de posibilidad?

Una de las frases que regalo a mis alumnos y coachees, cuando estamos inmersos en el proceso es esta: ¡Háztelo fácil!, ¿Qué significa esto en la práctica?. Tracemos la “ruta de la facilidad” para entenderlo.

Los puntos claves del recorrido. Orientaciones metodológicas que facilitan el aprendizaje en movimiento.

1.- El sentido inverso del aprendizaje.

De pies a cabeza, recorriendo cuerpo- emoción- lenguaje-energía. De la tierra a la mente, de la horizontalidad a la verticalidad.

2.- Respetemos las capas del aprendiz. Ablanda corazas y entra de piel hacia dentro. Piel-musculo-hueso-órganos, conectando con lo esencial y desde ese lugar viaja de dentro a fuera, poniendo esa conexión al servicio del aprendizaje.

3.- La progresión es facilitadora. La facilidad viene del poder de la progresión, de menos a más, de lo simple a lo complejo, de lo individual a lo colectivo.

4.- El proceso es el camino y necesita tiempo. Por ello es un requisito fundamental tomar conciencia del ritmo que dibuja los pasos y completan el proceso.

5.Conecta con el movimiento orgánico, espontáneo y báñalo de conciencia. Sintoniza con la vida. Soltamos lo que ya sabemos para adentrarnos en lo desconocido, en el disfrute, en el juego. Accedemos a ese espacio a través del movimiento sutil, reduciendo el esfuerzo permitiendo acercarnos a la brecha de la incertidumbre fluyendo.

6.- Aprender en la experiencia es estar en ella, necesita recurrencia, vivencia. Entregarse a la experiencia es darse permiso para ser y sentir.

7.- Nos expresamos y relacionamos desde dentro hacia afuera, de la esencia al mundo hablando en primera persona, desde el yo del alma, al yo del ego.

Estos puntos forman parte de la metodología expresiva basada en el movimiento esencial que le da sentido a la experiencia.

Aterriza en el espacio de encuentro. Imagínate conversando.

Imagínate el dibujo donde aparece  el coach, el coachee y la relación de coaching.

 ¿Dónde comienza el movimiento durante el proceso conversacional? ¿Quién o quienes participan de él?  ¿Cuál es el primer movimiento que ha de darse para que el proceso sea acompañado de forma impecable?

Pongamos la mirada en el coachee. ¿Qué pasa con el coach? ¿Cuántas cosas le ocurren antes de empezar una sesión? ¿Cómo se hace cargo de ello?. Cuando tu atención solo está en el coachee ¿Estás fuera o dentro?

Si te enfocas en la relación ¿Qué tiene eso que ver con el Hacer?

Y si tu primer movimiento aparece en el cuerpo del coach ¿Para que te servirá y cómo se relaciona esto con el acompañar?.

Mirando el cuerpo del coach, pongo atención en lo que necesito para entrar en la relación de coaching, es imprescindible acceder a la corporalidad donde la disponibilidad, apertura, conexión se dejan sentir en las articulaciones, huesos, músculos, preparándome para estar presente en el acompañamiento.

Fíjate que la disponibilidad no es un pensamiento, es una actitud que emerge del cuerpo y se relaciona con la apertura, flexibilidad, fluidez, …

Entonces si el primer movimiento, antes de iniciar la relación aparece en el coach, me preguntaré ¿Qué cuerpo necesito para sostener el proceso? ¿Cuál es la energía física, emocional, mental que tengo disponible?. Es necesario sentirme, tomar conciencia del peso, la energía, el gesto, la mirada, la emoción, los pensamientos… y explorar ¿Que necesito movilizar antes de comenzar la sesión?.

A partir de ese momento diseño “mi propia danza” con los siguientes elementos: Contexto corporal, quietud y movimiento, expresión libre, vaciado, de dentro hacia fuera, apertura y disponibilidad, flexibilidad, fuerza, resistencia, energía…

Aquí nos quedamos integrando el cuerpo del coach en el “antes” de la sesión, aunque también es importante explorar el durante y el después. Todos estos lugares nos llevarán a la impecabilidad del acompañar. Y a poner la atención en las distinciones corporales emocionales que necesita nuestro coachee para aprender de su proceso.

La invitación que abrí al inicio del texto, pretende inspirarte en la aventura de recorrer y seguir explorando los mapas de movimiento que podemos dibujar en los procesos de coaching.

A través de los procesos en movimiento conseguimos que el viaje de aprendizaje pase por el cuerpo. Empezando por ese canal de acceso, creamos memoria corporal, sensitiva que permitirá generar nuevos patrones de movimiento fáciles de sostener en el tiempo.

 

“El movimiento corporal-emocional-mental y energético como facilitador del cambio”

IMG_2892

MARIA JESUS ZEA MONTERO

Facilitadora de Procesos Transformacionales. Fundadora de Movimiento Esencial.

Co-fundadora de Movimiento Transformacional y LShuman
Coach PCC-ICF. Especializada en el ámbito corporal y emocional.
Desarrolladora personal y organizacional a través del movimiento corporal

www.mariajesuszea.com

www.lshuman.com

https://www.facebook.com/mariajesus.zeamontero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario