movimiento transformacional piedras sentido

Movimientos conscientes

Todo se comporta. De acuerdo con las leyes de la física, todo elemento de la naturaleza tiene un comportamiento que puede ser estudiado, analizado, e incluso, predecirse. Así, un elemento inanimado, como por ejemplo una piedra, tendrá un determinado comportamiento que dependerá de las condiciones de las fuerzas a las cuales se encuentre sometida.

En los seres humanos los comportamientos también pueden ser observables, pero los resultados obtenidos son consecuencia de un mix de comportamientos automáticos y acciones concientes.

La complejidad del cerebro humano permite seleccionar ciertas actividades rutinarias para poder hacerlas en automático sin prestar demasiada atención. ¿Alguna vez saliste de tu casa y luego de dar unos pasos no podías recordar si cerraste la puerta con llave? Cuando actuamos en automático, nuestra conciencia no registra el movimiento en la memoria y estos comportamientos sólo podrían ser observables por un observador externo.

“Cuando actuamos en automático, nuestra conciencia no registra el movimiento en la memoria y estos comportamientos sólo podrían ser observables por un observador externo”

El comportamiento puede decirse que viene de afuera hacia adentro. Ponemos la llave porque cerramos la puerta. Acción-Reacción. La atención puede estar en otro lado y aún así tendremos la habilidad de hacerlo.

Cuando actuamos en forma conciente, la acción proviene de adentro hacia afuera. Actuamos porque nos conectamos con nuestras motivaciones, nuestros deseos y objetivos. Nuestra conciencia nos ayuda a enfocar nuestra atención en lo que queremos hacer, utilizando todos nuestros recursos, siendo nuestra principal herramienta nuestro cuerpo. Conectando nuestra conciencia con las emociones, nuestra energía y nuestra capacidad de movimiento, podemos descubrir una multitud de opciones para actuar en la vida.

“Lo opuesto de una vida conciente no es la inconciencia, es vivir en automático”

Lo opuesto de una vida conciente no es la inconciencia, es vivir en automático. Para elegir una vida conciente debemos atrevernos a explorar las profundidades de nuestro interior, llevando nuestra atención a los movimientos que nos liberan y nos abren los ojos para descubrir nuestros puntos ciegos.

Fuente: La Empresa Conciente – Fred Kofman

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario